martes, 25 de junio de 2019

LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD DE 2014


En 2014, una gran parte de las numerosas protestas y luchas que llevaban dándose desde la agudización de la crisis capitalista, desembocaron en una gran manifestación en Madrid llamada “Marchas de la dignidad” a la que acudieron cerca de un millón de personas de todo el Estado. Luchas laborales, estudiantiles, antirrepresivas, por la vivienda, etc, se unían para reivindicar derechos y libertades fundamentales. Una buena y necesaria iniciativa que quedaba bastante anulada al estar dirigida en gran parte por los oportunistas de la “izquierda” domesticada, buitres en busca de votos y no de una revolución que de verdad conquiste todas estas demandas, que por otra parte se quedaban cortas.

En aquella época las calles cada vez estaban más calientes y la rabia empezaba a palparse de verdad en numerosos escraches, luchas combativas como la de los mineros, Gamonal o Can Vies, disturbios en huelgas, etc. Las condiciones objetivas eran (y son) insoportables para la mayoría y parte de esta salíamos a las calles a oponer resistencia. Una situación que al régimen se le empezaba a ir de las manos y que ni siquiera podían frenar con el aumento de la represión, que en numerosas ocasiones se les volvía en contra. Aquella tarde-noche de las Marchas, volvió a quedar demostrado cuando la policía intentó desalojar las calles vulnerando el supuesto derecho de manifestación con su tradicional brutalidad. Miles de jóvenes, desobedeciendo las vergonzosas instrucciones de algunos de los organizadores que llamaban, como siempre, a acatar el injusto desalojo y volver a casa sumisos, se enfrentaron a los cuerpos represivos ejerciendo la legítima autodefensa ante su violencia. La policía se vio desbordada perdiendo el control durante un rato y como no suele ser habitual, los manifestantes no fueron los únicos heridos. Aquel día la rabia estalló y los golpes diarios del Estado en forma de explotación, paro, desahucios, recortes criminales en sanidad, etc, tuvieron una respuesta firme por más que muchos organizadores legalistas trataran de impedirlo.

Aquella noche, ya con las calles desalojadas a base de sangre, los tertulianos, políticos y cuerpos represivos del régimen, daban muestras de su enorme preocupación allí donde hablaban. Conscientes de que un pueblo enfurecido dispuesto a defenderse, es un enorme peligro para la tranquilidad con la que ejercen su poder tirano. Conscientes de que la situación empezaba a ir masivamente más allá de los cauces institucionales controlados y perfectamente diseñados para que sean imposibles los cambios profundos desde estos, sobre todo sabiendo que si la cosa iba a más como todo parecía apuntar, entonces el miedo sí cambiaría de bando de una vez. A la vez, los líderes de la “izquierda” del régimen como Julio Anguita, condenaban la autodefensa y este canalla decía literalmente que había que entregar a la policía a quienes fueran más allá del inofensivo respeto a la legalidad opresora. Muy pocos días antes había sido fundado Podemos, que poco después de estallidos como el de las Marchas de la dignidad, fue aupado por los grandes medios con el claro objetivo, como ambos han reconocido, de calmar las calles. Sólo los más manipuladores o ignorantes pueden negar semejante obviedad probada. Las declaraciones de un pez gordo de los mercenarios “periodistas” del régimen, Iñaki Gabilondo, lo resumen muy bien:

"Si el crecimiento espectacular de Podemos refleja la magnitud de la ira ciudadana, ¿se imaginan esa ira ciudadana sin Podemos?, ¿se la imaginan descontrolada y suelta?, ¿se la imaginan en las calles? Los que ningunean a Podemos deberían valorar su contribución al encauzamiento de esa indignación en los márgenes de la democracia y reconocer el talento de sus dirigentes."

Pues sí, nos la imaginamos y no como algo malo como apunta este ricachón a costa de perpetuar a un Estado antidemocrático, putrefacto y terrorista. Nos imaginamos cómo se hubiera desarrollado una situación cada vez más descontrolada para el Estado con la rabia en aumento y con el nivel de vida cayendo en picado, con otro empeoramiento de la crisis capitalista que en breve volverá a golpearnos con fuerza como anuncian los propios economistas de la burguesía. Nos encontraríamos, probablemente, con una combatividad como la de los chalecos amarillos, que sin partido comunista dirigente no puede conducir a la toma del poder por parte de la clase obrera, aunque sí crea las condiciones para que un día sea posible y puede conquistar mejoras. Pero esa situación lograron evitarla porque a diferencia de Francia, aquí quienes la frenan tienen más influencia. Como también reconocía la cabeza de lista de Podemos en Canarias Noemí Santana: “Podemos ha frenado estallidos sociales”. Podría poner incontables ejemplos asquerosos más como el del estafador P. Iglesias saliendo fuera del Congreso pidiendo calma a los pensionistas hartos que saltaban el cordón policial y lanzaban vallas. Qué fácil es pedir calma desde la mansión y el sueldazo, a ancianos con pensiones de miseria que tras trabajar duro toda la vida, no pueden ni envejecer dignamente. El daño que han hecho al movimiento revolucionario lo estamos pagando caro y lo vamos a pagar caro muchos años, por más que estén perdiendo muchísimo apoyo. Han atrasado numerosas revueltas y frenado luchas que permitirían que no tuvieran tan fácil dejarnos cada día con menos y encarcelarnos por protestar.

A partir del 2014 y tras fuertes estallidos como el de las Marchas, el régimen volvió a controlar por un tiempo la situación a base de represión y aupar a Podemos, haciendo gala de una gran inteligencia de la que hablaba en mi anterior artículo en este blog. Todos estos años de “calma” en las calles con honrosas excepciones, no serán en vano, pues de la experiencia se aprende. Pero cada año que se retrasa la imprescindible y urgente revolución, hay muchas miles de víctimas que ya no se podrán salvar. Por eso quienes blanquean a los culpables a sabiendas de lo que hacen, retrasándola así como cuando condenan los métodos de lucha que escapan a su control, están realizando una labor criminal por la que tendrán que rendir cuentas un día. Aquella jornada de las Marchas pareció el día en el que todo se detenía en vez de avanzar, pero la próxima vez ya no habrá podemitas ni demás vendedores de humo que logren frenar el avance de la ira popular ansiosa por echar a los opresores y conquistar vidas dignas.



jueves, 23 de mayo de 2019

LA ENORME INTELIGENCIA DEL RÉGIMEN

Uno de los errores más graves y comunes entre varias organizaciones y partidos que dicen querer acabar con este régimen, es el de no conocerlo bien, infravalorar al enemigo y por tanto caer en la ingenuidad que hace imposible derribarlo. Acostumbrados a la caricatura del facha idiota a lo Torrente, se olvida que los fascistas que tienen el mando no tienen un pelo de tontos, de lo contrario no llevarían desde el 39 ostentando el poder. Quienes dirigen el Estado, que no es un gobierno u otro, sino la oligarquía protegida por sus pilares fundamentales como el ejército-cuerpos represivos, son sumamente inteligentes. 

Lo demostraron cuando por el contexto europeo y por las numerosas luchas obreras y contra la represión que sacudían todo el Estado en los últimos años de vida de Franco y los siguientes, se vieron obligados a ceder unas cuantas migajas y a reformarse superficialmente para que en el fondo todo siguiera igual y pudieran engañar-dominar mejor. Los fascistas menos inteligentes y orgullosos se oponían a esas pequeñas concesiones que costaron tanta sangre, querían seguir con un fascismo más abierto y por tanto menos camuflado. Sin embargo los fascistas más avispados como Fraga y la oligarquía a la que servía, tenían claro que para seguir en el poder e impunes, evitando males mayores, tenían que encubrir el fascismo y por ejemplo, legalizar a aquella "izquierda" que no les pusiera en serios apuros para lograr un espejismo de pluralidad y que esta asegurara que no pagaran por tantos crímenes además de seguir con las fortunas que habían amasado e incluso aumentarlas. Además así, se vendían como demócratas ante el pueblo al lado de los fascistas que no querían adaptar el fascismo a los "nuevos" tiempos.

Pero no devolvieron todos los derechos y libertades democráticas que robaron con un genocidio al Frente Popular, continuaron con los crímenes, torturas y encarcelamientos de antifascistas, con la brutal explotación contra la clase obrera, etc. Qué más les daba aflojar un poco en algunas cuestiones si eso facilitaba que permaneciera esa opresión-saqueo y encima en nombre de la democracia con el aplauso de la "izquierda" domesticada. Así, entre otras cosas, el rey puesto a dedo por Franco, pasaba a ser reconocido masivamente como el garante de las libertades, aunque llevara a ilegalizar y reprimir brutalmente a las organizaciones que denunciaban semejante farsa. Sin duda una gran maniobra, que de haber estado en manos de estúpidos, les podría haber llevado a perderlo todo si no hubieran maquillado el régimen. 

En los últimos años, el régimen ha sabido salir bastante airoso de las crisis que se han agudizado, como por ejemplo la que llevó desde el 2011 al 2014, a un ciclo de protestas masivas y en algunos casos bastante combativas. Los partidos del régimen estaban muy tocados y la participación en la farsa electoral que los legitima, caía en picado. En las constantes manifestaciones y escraches se gritaba: “PSOE, PP, la misma mierda es”, “Lo llaman democracia y no lo es” o “No nos representan”. Nerviosos por ello, generalizan la represión y sus medios dan un enorme altavoz a Podemos para alejar la rabia de las calles y una vez más como con el PCE en la “transición”, utilizan a los podemitas para blanquear al régimen, pues estos lo llaman democracia, compadrean con la monarquía, criminalizan escraches y luchas combativas, piden respeto a la legalidad, defienden a la UE y a la OTAN imperialistas, apoyan a los cuerpos represivos, etc. Es un hecho objetivo que las calles entonces se calman y numerosas personas que gritaban aquellas consignas que suponían un avance, pasan a ver al PSOE como aliados olvidando todas sus fechorías y como en una segunda “transición”, se tragan el cuento de la democracia, acudiendo ilusionados a las urnas creyendo que es la solución. Así una vez más, el régimen con otra maniobra en manos de grandes estadistas, frena los estallidos en las calles que iban a más por el lógico aumento del descontento popular.

Otra reciente muestra de su inteligencia frente a la enorme ingenuidad del independentismo, ha sido cómo han sabido vencer por goleada, al menos por ahora, al serio problema que tenían en Catalunya. Lo que “empezó” con la victoria del referéndum que no pudieron frenar ni con tanta brutalidad perdiendo el control de Catalunya en un importante e histórico acto de desobediencia civil masiva, ha terminado con la situación muy controlada por parte del Estado con la rendición de los líderes del procés y el sometimiento del pueblo. Que no se podía lograr la independencia frente a un Estado así con una mayoría que decía que la policía no sería capaz de cargar en el referéndum, era previsible. El desconocimiento del enemigo era total, de haberlo conocido ha quedado claro que los líderes del procés ni siquiera hubieran apoyado el referéndum con la represión que vino después, de hecho muchos querían frenarlo el mismo día ante las cargas. Así, con unos líderes claudicadores ante la represión que rápido acataron la Constitución, renunciaron a la desobediencia, han reprimido al independentismo que continúa la lucha, etc, han sabido controlar la situación, que sin estos líderes que han renunciado por intereses personales y con unos consecuentes, Catalunya sería ingobernable. Si el régimen estuviera en manos de inútiles, no hubieran logrado que en cosa de pocos días pasaran de perder el control y ser humillados, a lograr la calma en las calles. 

También les ha salido realmente bien la maniobra de VOX, a la que como a Podemos han dado bombo para levantar la participación electoral y blanquear al PSOE y por tanto, al régimen. Del 2011 a esta parte, aún con un gran empeoramiento de las condiciones de vida, han logrado que no se les vaya de las manos la situación sino todo lo contrario. Pero tras aupar a Podemos, C's y VOX, se les acaban los cartuchos. Lo próximo será probablemente y cuando se agudice la crisis, ventilarse a la monarquía como ya dejan ver algunos sectores del régimen que se oponen a esta, para volver a maquillarse con la ayuda de la "izquierda" que nos venderá que ha sido una gran conquista aunque padezcamos un Estado igual en forma de república. 

Podría poner muchos más ejemplos, de cómo han logrado desactivar organizaciones armadas, numerosas luchas obreras, etc. Así que en vez de quedarnos con la caricatura del facha descerebrado, urge dejar de infravalorar al opresor y tener claro a quienes nos enfrentamos: a un Estado con una enorme inteligencia y experiencia a la hora de arrasar movimientos revolucionarios. Olvidar eso como creer que tenemos libertades de las que carecemos (como sucedió en Catalunya o en tantas organizaciones reformistas-revisionistas) lleva a la situación actual, en la que ante la gravedad de todo lo que imponen, la lucha está prácticamente desactivada, con pocas protestas que no escapan a su control. Lleva a la nefasta ilusión de creer que desde la legalidad que han diseñado para tenerlo todo “atado y bien atado”, es posible conquistar cambios profundos. En vez de ridiculizar al enemigo, necesitamos aprender de este, porque si tuviéramos su inteligencia y las cosas claras como ellos, otro gallo cantaría. 




miércoles, 3 de abril de 2019

Respuestas a la necesidad del boicot activo en su farsa electoral


“Muchas personas dieron la vida para que podamos votar”

No, muchas personas dieron la vida por una verdadera democracia, la que el fascismo aniquiló con un golpe genocida. Todos esos derechos y libertades democráticas que arrasaron, aún no los hemos recuperado y no ha habido ruptura alguna con el fascismo. ¿Los luchadores contra el fascismo querrían que legitimemos una legalidad que nace de ese golpe en la que ni un solo criminal fascista ha pagado por sus crímenes? El boicot activo a su farsa electoral también sirve para denunciar eso. El Frente Popular se unió bajo un programa que no tiene nada que ver con las migajas que propone la “izquierda” domesticada de IU-Podemos que ni siquiera defienden con firmeza. El FP luchaba por la liberación de todos los presos políticos antifascistas, la Amnistía total que conquistaron. Ningún partido electoralista lucha por esta, ¿cómo van a ser antifascistas quienes olvidan a las antifascistas presas? Desde la llegada del fascismo al poder, no van a permitir cambios profundos como los del FP desde las urnas.

“Si no votamos gana la ultraderecha”

No, la ultraderecha gana siempre porque desde el 39 tienen el verdadero poder que no parte del gobierno, controlan y forman parte de los pilares del régimen: ejército, tribunales, cuerpos represivos, monarquía, oligarquía, CNI, etc. Eso sigue igual haya el gobierno que haya, basta recordar los gobiernos anteriores del PSOE cuyas políticas han sido casi idénticas a las del PP, en algunos casos aún peores en cuanto al terrorismo de Estado. ¿Acaso ha habido cambios profundos con el gobierno actual del PSOE sostenido por Podemos? Ni siquiera han derogado la reforma laboral o la ley mordaza, como prometieron.

La “izquierda” del régimen no pretende poner fin a los tribunales fascistas que nos encarcelan hasta por contar hechos probados, tampoco a los cuerpos represivos cuyo sueldo han aumentado. Qué decir de su falta de combatividad respecto a la monarquía, la Iglesia, etc. Respetan su legalidad, empuñan la misma bandera rojigualda que VOX y el resto, no luchan por la salida de la UE-OTAN imperialistas, carecen de solidaridad con represaliados, no denuncian el terrorismo patronal ni quieren poner fin a la explotación, etc. Si no nos quedamos en los discursos y analizamos los hechos, veremos que las diferencias no son tan abismales en cuestiones fundamentales. El fascismo no empieza ni acaba en VOX, al que el régimen utiliza y da bombo a todas horas para blanquear al resto de partidos y fomentar la participación en las urnas por el miedo, pero Podemos ha dicho que los tratará con cordialidad y no exige la libertad de la antifascista recién encarcelada por acudir a una manifestación contra estos.

Urge la necesidad de ver la diferencia entre gobierno y régimen: todos los partidos, como lo han reconocido los empresarios más poderosos como el dueño de Mercadona o el dirigente de la patronal, sirven a las mismas políticas capitalistas que no ponen en riesgo. La oligarquía financiera, quien realmente ostenta el poder, es quien siempre gana. En todas las papeletas deberían aparecer los logos de bancos y grandes empresas. ¿Vamos a votarlas o mejor boicotearlas y no darles nuestro permiso para machacarnos?

Por eso es absurdo lo que plantea el Front Republicà diciendo presentarse para “impulsar la ruptura” y bloquear el gobierno. Al régimen no se le puede bloquear votando, haya gobierno formado o no, seguirá funcionando igual. En cuanto a la ruptura, no tienen plan alguno para romper con el Estado y acaban haciendo seguidismo del processisme.

Necesitamos un cambio de Estado en el que tengamos nosotros el poder y no una minoría de parásitos explotadores, no de gobierno que perpetúe el mismo Estado.

“Hay que votar a la opción menos mala, el voto útil”

Bajo esa premisa, llevan 40 años dejándonos cada día con menos, habrá que plantearse que no es efectivo. No podemos conformarnos con la mierda más perfumada, no merecemos mierda y punto. ¿Quiénes han alejado más la lucha de las calles que necesitamos para conquistar derechos y libertades? La “izquierda” domesticada. En varias de las principales ciudades donde Podemos ha tenido alcaldías, no han garantizado ni las pequeñas mejoras que prometieron y por las que ganaron jugando con personas desesperadas. Por lo tanto, eso de que son el mal menor, no cuadra. En todo caso, votar a un supuesto “mal menor”, implica aceptar el mal y no combatirlo.

“Si no te representa ninguno de los que hay, haz un partido o que el tuyo se presente”

En este Estado, hay una ley de partidos que ilegaliza a los partidos que realmente luchan por derechos y libertades democráticas de forma consecuente. El partido que más ha defendido nuestros intereses y que ha demostrado con hechos ser comunista y no traicionar, el PCE (r), es ilegal y muchos de sus militantes han sido condenados a 11 años de prisión exclusivamente por militancia política. Su secretario general, Manuel Pérez Martínez (camarada Arenas) sufre una cadena perpetua encubierta y por desatención médica han exterminado y exterminan a sus militantes como Isabel Aparicio. Por lo tanto, ni pueden presentarse ni hacer una labor política abierta, con el silencio o la criminalización de la “izquierda” apoltronada. Votar en este contexto es legitimarlo, porque ningún partido electoralista lo denuncia.

Además, los grandes partidos que tienen oportunidades por no suponer riesgo alguno, reciben cuantiosas sumas de dinero del Estado y un potente altavoz en los medios del capital. Eso jamás sucederá con un partido que realmente nos represente, la oligarquía es asesina, pero no suicida.

“Si no votas, no te quejes”

No, en todo caso quien no puede quejarse es quien legitima esa farsa y acepta sus reglas corruptas. Si no participamos por denunciar que no tenemos nada que ganar en su circo, precisamente es cuando tenemos la legitimidad para quejarnos. Es como si un equipo va a jugar el partido sabiendo que el árbitro está comprado, si lo sabía antes tendrá menos motivos para quejarse y lógicamente les preguntarán porqué diablos jugaron conociéndolo, que si se plantan y no aceptan jugar por saber el amaño.

“Votar en blanco es la forma de mostrar el desacuerdo”

Votar en blanco sigue implicando participación, aceptar el timo y decir que esa es una forma que nos otorgan para mostrar rechazo, cuando cuenta como respeto y creencia en estas elecciones como forma de expresión. Otra de sus coartadas para perpetuar la falsa democracia.

“La abstención no basta”

Cierto, no es suficiente con no votar, pero es un paso que amplias masas de la clase obrera y los sectores populares, sepan que ninguno de esos partidos sirven para tener vidas dignas. Boicot activo significa participar en las luchas, organizarse con los métodos de lucha que sean necesarios al margen de partidos y sindicatos que no nos representan. Eso, acompañado de una enorme abstención, dejaría al régimen muy aislado y debilitado.

CONCLUSIÓN:

Rajoy resumió la necesidad de la participación en una frase: “Votad, a quien sea, pero votad”. El Estado necesita poder decir que muchas personas creen en su régimen y que lo demuestran participando. Cuando la abstención se estaba disparando ante la crisis general y de los grandes partidos, el régimen aupó a Podemos y a C’s. Así, rescataron un poco la baja participación y sobre todo calmaron las luchas que empezaban a desarrollarse masivamente en las calles, con un creciente descontento popular que los ponía nerviosos. Ahora aúpan a VOX para que se disparen los votos a un PSOE y Podemos cada vez más tocados con el pretexto de “frenar a VOX”.

Si concluimos que la solución pasa por organizar luchas y la necesaria futura revolución en las calles que ponga fin a este Estado, votar a partidos que la frenan no nos ayuda a avanzar. Por lo tanto, en este contexto en el que no se presenta ningún partido que sirva a esto, si queremos favorecer ese escenario de aún más abstención (ya es muy elevada pese al bombardeo constante a todas horas para que votemos) y luchas en las calles que escapen a su control, es imprescindible el boicot activo. Un 70% de abstención (del que estaríamos cerca o hubiéramos llegado sin la irrupción de “nuevos” partidos) sumado a mucha combatividad en las calles, dejarían al régimen agonizando con una crisis difícilmente sostenible.



jueves, 13 de diciembre de 2018

VOX, FASCISMO Y ABSTENCIÓN


No sorprende nada que VOX haya irrumpido con fuerza en el parlamento andaluz por varios motivos: VOX es una escisión del PP y principalmente recoge los votos de desencantados con este y con C’s. Además llevan años haciendo campaña constantemente, no sólo con la ayuda de los medios incluida La Sexta (para quienes aún la consideran una TV de izquierda), también han recorrido todo el Estado intentando convencer a muchas miles de personas con contacto directo. Con la disciplina que falta en numerosas organizaciones que se dicen revolucionarias y que no salen de la zona de confort de quienes ya piensan como ellos. Culpar sólo a los medios y a toda la ayuda económica que reciben de empresarios, es caer en simplismos para no reconocerles la dedicación y huir de un análisis que implique autocrítica. Del enemigo no sólo se puede aprender sino que es imprescindible hacerlo. La burguesía y sus partidos, VOX sólo es uno más, tienen una organización muy seria y disciplinada para poder oprimirnos, de lo contrario no podrían.

Hay quienes hablan de VOX como si fuera una novedad, como si la ultraderecha no llevara controlando los pilares del Estado desde el 39. Como si con gobierno del PSOE se respetaran todos los derechos y libertades democráticas que el fascismo arrasó y que aún no hemos recuperado, como si no nos encarcelaran por defender lo más básico. Como si el PSOE no hubiera practicado el peor terrorismo de Estado desde los cuerpos represivos oficiales y el añadido de los GAL que financiaron y armaron para asesinar antifascistas. Fue hace nada, pero incluso la memoria más reciente flaquea demasiado por estos lugares. Si el PSOE hace cosas que hace o haría VOX, escandaliza mucho menos porque lo hacen en nombre del “progresismo”. Como los desahucios de los ayuntamientos podemitas, qué duda cabe que si los perpetuara el PP generarían más protestas. ¿Por qué no se hacen escraches a Colau o Carmena cuando tienen aún más culpa que el PPSOE por haber prometido 0 desahucios? El PSOE tiene a jornaleros inmigrantes brutalmente sobreexplotados de sol a sol por una miseria para luego dormir al raso, ¿por qué no se menciona ese racismo con la misma insistencia? Al hablar de VOX u otros partidos, se olvida algo fundamental: es una cuestión de régimen, los partidos sólo son una parte más de este, los sirvientes de la oligarquía financiera que es quien realmente dirige el Estado. El fascismo es una forma de dominación de la burguesía y sólo tienen libertades políticas aseguradas quienes no oponen ni una mínima resistencia a sus intereses. Pero entre fascistas también tienen sus discrepancias (tras la muerte de Franco se percibieron aún más) aunque en lo fundamental se pongan de acuerdo. VOX sirve a esa forma de dominación igual que sirve el PSOE junto a sus colaboradores podemitas que legitiman su legalidad. Por eso es un grave error resumir el fascismo a uno o dos partidos.

El fascismo se adapta a los “nuevos” tiempos, pero hay quienes sólo ven fascismo en los más tradicionales y trasnochados. Los hay que sólo lo llaman fascismo si ven la bandera con el aguilucho, pero ahora llaman fascistas a VOX que utiliza la constitucional. Hay mucha confusión al respecto, pero lo que nadie puede dudar a no ser que mienta, es que la rojigualda actual representa la continuidad del fascismo puesto que en la “transición” no hay una ruptura ni los fascistas abandonan el poder en la oligarquía y el resto de pilares como el ejército, los cuerpos represivos o los tribunales. Eso son hechos objetivos, claros ejemplos de cómo el fascismo se adapta y qué duda cabe que fueron muy inteligentes los Fraga de turno, a diferencia de los fascistas más clásicos como Blas Piñar, que se oponían a las reformas superficiales que permitieron al fascismo continuar en el poder. Pero incluso esas reformas para maquillarse, costaron muchos muertos y luchas muy combativas, los fascistas no ceden nada por las buenas. Los fascistas más poderosos sabían que o cedían en pequeñas cosas, o todas esas luchas iban a aumentar hasta ponerlos en serio peligro. Pero desde luego, lo que no iban a garantizar es la libertad de expresión, el derecho a huelga, reunión y manifestación, etc. Concebir el fascismo como algo metafísico que no evoluciona, llevaría a quienes sólo acusan a VOX de fascistas a negarlo porque tienen a un negro en sus filas u homosexuales y porque ya no obligan a la mujer a quedarse en la cocina.

Explicaba Dimitrov que el fascismo es la ofensiva terrorista contra la clase obrera y que en un futuro, el fascismo necesitaría una falsificación del parlamentarismo, es decir, no tener un partido único sino muchos diversos que en el fondo sirvieran a los mismos intereses, para perpetuarse y engañar mejor a las masas. Un claro ejemplo de lo que sucede en Estados como el turco o el español. Hoy se pueden permitir un fascismo encubierto porque la resistencia es casi inexistente y aún así, para prevenir, reprimen hasta por chistes sobre Carrero Blanco, manifestaciones totalmente pacíficas, denunciar torturas o contar hechos probados sobre la monarquía. El fascismo más abierto lo necesitaron cuando había una fuerte resistencia, cuando acababan de ganar el golpe y para aferrarse al poder tuvieron que fusilar a destajo. Hoy exterminan de una forma más sutil pero también más cruel, a los pocos que resisten de la forma más consecuente, negándoles la asistencia médica en prisión a presos antifascistas. Saben que si los fusilaran sería mucho más escandaloso y hasta la izquierda domesticada hablaría de fascismo, pero así parece que no pasa nada. El fascismo se adapta porque aprende. El fascismo siempre ha necesitado la colaboración de la socialdemocracia para hacerse con el poder o para perpetuarse, por eso legalizaron al PCE totalmente domesticado y no sólo toleran, sino que dan bombo a los IU o Podemos de turno a cambio de calmar las calles, blanquear al régimen llamándolo democracia y pedir respeto a su legalidad criminal.

VOX empuña la rojigualda actual igual que Podemos. VOX apoya a la OTAN igual que Podemos. VOX ha defendido la subida de sueldo de los cuerpos represivos igual que Podemos. VOX condena toda lucha ilegal igual que Podemos. VOX no pone en riesgo las políticas económicas dictadas por la oligarquía financiera igual que Podemos, etc. Podríamos seguir así horas, aparentemente nos los pintan muy distintos para que pensemos que hay pluralidad, pero en las cuestiones de más relevancia que permiten al régimen perpetuarse, están de acuerdo.

VOX le interesa al régimen para blanquear al resto de partidos, para que parezca que el PSOE es el mal menor a su lado, o el PP que como ha dicho Pablo Iglesias “son moderados y no reaccionarios como VOX”. ¡Ya llaman moderado al PP! Syriza, partido estafador hermano de Podemos, ganó las elecciones en Grecia para luego hacer políticas parecidas a las que proponen los nazis de Amanecer Dorado. Macron ganó en Francia por el miedo a Le Pen, la izquierda domesticada francesa pedía el voto para Macron para frenarla, pero las políticas de Macron son casi idénticas a las que propone esta. O qué decir de Trump cuya policía aún no ha batido el récord de la de Obama asesinando negros pobres. Toda confusión es válida para que creamos que el problema es un partido y no el régimen, de ahí que La Sexta que hizo la campaña a Podemos-PSOE, ahora haya ayudado a VOX. VOX también ha servido y servirá para frenar la abstención en aumento pese a los “nuevos” partidos. El régimen, con una crisis cada día más agudizada en todos los sentidos, sabe que con una abstención que llegara al 70% y  con las calles calientes, quedaría muy aislado, debilitado y deslegitimado. De ahí que como Podemos en su momento, ahora VOX le venga de perlas.

martes, 6 de noviembre de 2018

LA VIOLENCIA DEL PACIFISMO

Quienes se reivindican pacifistas se otorgan el monopolio de la lucha por la paz, cuando en el mejor de los casos lo único que hacen es perpetuar la violencia de los opresores al condenar la autodefensa que les impida ejercer la violencia o terminar con su impunidad. Por eso no podemos permitir que nos den lecciones de paz y embauquen al personal vendiéndoles que son ellos quienes pueden conquistarla. Partamos de la base de que sin justicia no hay paz y bajo el yugo del capitalismo, un sistema que asesina de mil formas (guerras imperialistas, hambre, miseria, terrorismo patronal, destrozando la sanidad, etc) es imposible garantizarla. No es casualidad que la inmensa mayoría de autodenominados pacifistas, no denuncien esa constante violencia criminal. En nombre de la izquierda son capaces de no hacer nada ante 700 trabajadores muertos cada año al ser forzados a trabajar sin seguridad, pero si mañana una guerrilla ejecutara a un opresor, saldrían rápido a condenarlo. Entonces, ¿de qué paz nos hablan? Pero el colmo de la frivolidad y el cinismo son los politicuchos del sistema que cobrando por manipular para imponer esas políticas genocidas, nos dan lecciones de pacifismo, para luego encima encarcelarnos hasta por luchas pacíficas o denunciar esa violencia.

Decía Malcolm X que "es criminal no enseñar a defenderse en situaciones de brutalidad" o que "cuando es autodefensa ni siquiera lo llamo violencia, lo llamo inteligencia". Los pacifistas otorgan el monopolio de la violencia a los opresores y prefieren que nos dejemos golpear por ellos a que devolvamos los golpes en legítima defensa. Son los gurús de la izquierda domesticada, como David Fernández de la CUP, que ha impulsado un vergonzoso colectivo llamado "En peu de pau" que ante la brutalidad policial criminalizan que uno no se deje abrir la cabeza o mutilar un ojo. ¿Cómo van a luchar por la paz quienes proponen dejarse golpear? Pues el mismo David Fernández que defiende semejante insulto a la integridad, tiene como referente intelectual al podemita Santiago Alba Rico, un mercenario del imperialismo que ha blanqueado a los fascistas del Maidán en Ucrania o la intervención de la OTAN en Libia que asesinó a miles de personas, etc. Vaya, curiosa forma de entender la paz. No es de extrañar que los grandes medios del capitalismo les pongan un altavoz constante como a Julio Anguita, otro gurú del reformismo más rancio que llamaba a entregar a la policía a quienes se defendieran de la brutalidad policial. ¿Acaso no es violencia el chivateo para que un manifestante sufra la represión? Como también es violencia que él y su partido hayan silenciado tantos años las torturas, asesinatos y encarcelamientos de antifascistas consecuentes. Eso sí, luego no tiene reparo en alabar al fascista Primo de Rivera, no es de extrañar que en la propia web de la Falange, y puede consultarlo cualquiera, hablen maravillas de él. 

Pero además, el "pacifismo" de quienes frenan métodos de lucha que a lo largo de la historia han conquistado multitud de mejoras y revoluciones, ni siquiera plantea una resistencia pacífica desarrollada. Se quedan en la más sumisa, en la más inofensiva. El referéndum en Catalunya supuso un peligro al régimen y fue un desafío importante, pero Podemos, IU y otros partidos u organizaciones parecidas, no impulsan ni siquiera una desobediencia como esa. De ahí que no exageremos ni un ápice cuando los calificamos de criados del régimen. Pero la resistencia pacífica, y es un hecho objetivo que demuestra el Estado con la verdadera violencia, siempre tendrá sus limitaciones porque protegerán armados hasta los dientes la dictadura del capital para que no podamos arrebatarles el poder desde su legalidad perfectamente diseñada para que sea imposible el cambio profundo desde esta. De ahí que las luchas obreras que más han conquistado, hayan necesitado el sabotaje, el enfrentamiento con los cuerpos represivos, etc. De lo contrario, como sucede en Catalunya, los cortes duran lo que quiere la policía porque a los primeros porrazos no hay forma de sostener el corte.

A parte de por la nefasta influencia de los gurús del "pacifismo" patrocinados por el sistema, la mayoría de este nace de la absoluta ingenuidad, de confundir los deseos con la realidad. Cuando uno se posiciona contra este por no condenar la autodefensa, en seguida te dicen "pues coge tú el fusil". Como si entre pegar tiros y dejarse pisotear o golpear no hubiera intermedios, como si cualquiera que no condene la lucha armada tuviera que practicarla. ¿Les exigirían lo mismo a Marx, Engels, Lenin y tantos revolucionarios más que siempre la defendieron e impulsaron pero que no cogieron un revólver en su vida por estar dedicados a otras tareas aún más importantes también arriesgadas? Hay dos tipos de pacifistas: los que saben que por esa vía será imposible la revolución o las grandes conquistas a las que no aspiran y mienten a sabiendas como P. Iglesias, y los que lo pregonan por no querer asumir lo desagradable de la cruda realidad, que avanzar para un día vencer exigirá grandes esfuerzos más allá de manifestaciones-paseo (también necesarias en muchas ocasiones). Los comunistas no vendemos caminos cómodos imposibles, hablamos claro para elevar la conciencia y precisamente por eso somos peligrosos para el Estado que nos encarcela por ello. Como bien explicó Lenin, no hay que cerrarse a ningún método de lucha. Que sepamos que el enemigo hace insuficiente la lucha pacífica en numerosas ocasiones, no significa que rechacemos la resistencia pacífica. Porque a diferencia de los pacifistas, nosotros no condenamos la suya y ellos sí condenan lo que vaya más allá.

Mao decía que "para acabar con los fusiles hay que empuñarlos." Si viviera aquí sería automáticamente llevado a la Audiencia Nazi-onal, pero lo que quería decir con eso es que desgraciadamente la violencia de las injusticias y las guerras de rapiña del imperialismo, no pueden terminarse por las buenas, porque ante los fusiles de los imperialistas no puede ganar un cuerpo desarmado como ante las porras no pueden ganar nuestras cabezas desprotegidas. Y eso, lo comprendería hasta el pacifista más ingenuo si se viera en Siria atacado por los yihadistas apoyados por USA y la UE. Igual que nadie condenaría que una mujer apuñalara en los genitales a su violador, ¿por qué deberíamos condenar a quienes se defienden de las violaciones de los derechos y libertades más fundamentales? El escritor Julio Cortázar, que defendió la legitimidad de varias guerrillas en latinoamérica, dijo que "Es importante comprender quien pone en práctica la violencia, si son quienes imponen la miseria o quienes luchan contra esta". No toleramos lecciones de democracia y paz de quienes creyéndose ciudadanos ejemplares, no se inmutan ante la violencia de la miseria, de la explotación y de las bombas que este Estado lanza o vende.

Pero si hay algo de lo que se aprovechan los "pacifistas" es de su clara ventaja a la hora del debate, pues saben que al defender posiciones inofensivas para los violentos opresores tienen total libertad para hacerlo. Sin embargo nosotros, y a los hechos me remito, si defendemos la autodefensa tenemos muchos números para acabar encarcelados. Pero poco les importa, si ante nuestros encarcelamientos alguien osara plantar cara sin medias tintas, lo condenarían facilitando una vez más, la violencia de los verdugos de tantos inocentes. De ahí que urja tanto reivindicarnos nosotros como lo que somos: los verdaderos defensores de la paz que requiere justicia y el fin de la opresión armada, denunciando a los gurús bien pagados del pacifismo que pretenden que pongamos la otra mejilla mientras somos golpeados, cosa que no hacen ni los malditos curas. Que la pongan ellos, cosa que no hacen, pero que a nosotros y nunca mejor dicho, nos dejen en paz.





jueves, 27 de septiembre de 2018

ME NIEGO (Poema)

Me niego,
me niego a llamar humanos
a quienes para llenar más sus cuentas millonarias
vacían más barrigas.
Me niego en rotundo
a otorgarles un calificativo tan inmerecido
a quienes bombardean escuelas en otros países
y en las de aquí imponen la ignorancia sumisa.
Con orgullo siempre me negaré
a aceptar el lenguaje del enemigo
y diré donde haga falta que no hay humanidad
en quienes destruyen a la humanidad.
Cortad mi lengua si un día
llamara humanos a los monstruos
disfrazados de hombres y mujeres
que han golpeado tanto a los más humanos
brindando con su sangre.
No son perros, no son cerdos,
es injusto compararlos con animales
que no tienen su maldad.
Hasta llamarlos escoria o basura duele
porque significa que existen.
Me niego,
me niego a llamar humanos,
a sentir como semejantes
a quienes glorifican la explotación criminal
e insensibilizan y degeneran a otros
para perpetuar la cruel tiranía
que repite que la miseria es democracia.
Siempre me negaré
y vosotros, quienes leeréis este poema en comisaría,
también deshumanizados,
podéis decirle a la fiscal, a los jueces,
que en la cárcel seguiré negándome
a llamar humanos
a quienes cambiaron el corazón
por la avaricia más enferma
cuyas víctimas humanas,
aún más víctimas que yo,
me recuerdan cada día:
"no los llames humanos".


Pablo Hasel


domingo, 19 de agosto de 2018

La "revolució dels somriures" és el somriure del feixisme.

Sense conèixer l'enemic, per la ingenuïtat de portar tants anys amb la cadira tranquil·la per no suposar cap perill per al règim, els polítics independentistes creien que l'Estat espanyol no seria capaç d'exercir una repressió tan bèstia. A més, esperaven que la UE acudiria en el seu rescat en cas de ser així, en cas contrari no haguessin desobeït ni per fer el referèndum. Encara que aquest, principalment va ser possible per la gran pressió popular. Per tot això, van vendre la possibilitat d'una "revolució dels somriures" que no ha estat més que somriures per als feixistes, llàgrimes per l'independentisme i cap revolució. Si ja és greu que no sabessin de què és capaç l'Estat que van sostenir durant dècades recolzant la seva brutal repressió torturant i il·legalitzant organitzacions democràtiques, encara més insultant va ser que venguessin que es poden fer revolucions només amb somriures i quatre manifestacions festives. Així, aprofitant-se també de la ignorància dels seus votants que els tenien com a messies (i els tenen encara molts) van prometre que el referèndum seria vinculant sabent que no estaven disposats a el necessari per fer efectiva la república.

Malgrat l'estafa de la "revolució dels somriures" també venuda per sectors de la CUP que fins i tot deien que la policia espanyola no seria capaç de carregar contra el referèndum, els col·legis electorals es van defensar davant la brutalitat i el poble no va fugir fent front a la gran violència policial. Encara que cap dels tres grans partits els hagués preparat per la situació, no es van rendir demostrant que hi ha moltes persones disposades a jugar-se molt per la república. Tampoc es van buidar els col·legis electorals quan ens va arribar la notícia de l'ancià al qual es donava per mort després de la pallissa policial que li va causar un infart i al qual van negar l'auxili colpejant als que tractaven de salvar-lo. Això sí, als Mossos idolatrats se'ls va permetre en algun col·legi electoral que segrestessin les urnes. Aquell dia l'Estat va perdre el control de Catalunya i van fracassar en l'intent de frenar un referèndum que va comptar amb una alta participació amb rotunda victòria del sí a la independència. L'1 d'octubre quedarà per sempre en la història com un exemple de com l'organització popular pot vèncer a l'Estat. Tant de bo fins a la data s'hagués après més d'aquesta experiència, que almenys va servir perquè milions de persones comprovessin que no hi ha democràcia.

Precisament per aquest exemple, és tan trist el que va venir després. Veient ja de què és capaç l'Estat feixista per violar drets democràtics, els polítics presos per la por, van retrocedir. La por és comprensible i legítima, però no incomplir promeses per aquesta i aferrar-se al càrrec per continuar cobrant elevats sous. El 3 d'octubre els carrers van tornar a omplir-se encara més que contra la invasió imperialista de l'Iraq o pel 15M, en mobilitzacions acompanyades d'una vaga general que per no tenir més combativitat i durar només un dia, no va causar un seriós problema a l'Estat. Els polítics, en comptes d'aprofitar aquestes dates amb el poble mobilitzat amb ànims i disposat a defensar la república, el van calmar i no va ser fins al 27 quan van declarar la independència per abandonar-la minuts després. La CUP, que hauria d'haver oposat una ferma resistència a aquesta farsa, no va cridar a defensar la república als carrers ni va denunciar alt i clar el greu insult a la voluntat popular. Així, ja amb el poble desmobilitzat i la república suspesa en la pràctica, el reconeixement internacional sota el que pretenien basar-ho tot com si haguessin de donar-nos permís, encara s'esvaïa més.

El "referèndum vinculant" pel qual hi van haver més de 1.000 ferits, un home amb un ull mutilat i gairebé un mort, passava a ser submissió al 155 i covard autonomisme. Ni rastre de les estructures d'Estat de les què tant parlaven per vendre la moto sense rodes i ni tan sols davant els empresonaments van organitzar una resposta a l'altura. Les manifestacions silencioses amb espelmes per la seva llibertat semblaven l'enterrament de la república. Però encara pitjor que la seva renúncia a la dimissió, va ser que justifiquessin la seva covardia dient que no cridaven a controlar el territori per evitar ferits i morts. És a dir, que per intentar que el resultat del referèndum es respectés no calia córrer riscos, però per fer un referèndum sense validesa, si. Ho diuen els mateixos que resten importància a les agressions feixistes que també han deixat ferits i a la possibilitat que un dia, morts. Per això és repugnant que es justifiquin dient que ho fan per la nostra seguretat. Encara que fos cert, que no ho és pel citat anteriorment, seria un paternalisme intolerable i no poden decidir per nosaltres el contrari a la voluntat expressada en el referèndum.

Però encara pitjor que tot això, és que utilitzin els presos per l'organització del referèndum, per evitar les crítiques al que va venir després del referèndum. És molt greu que recorrin sempre al xantatge emocional perquè no se'ls exigeixin responsabilitats que van assumir, arribant al punt de criminalitzar als CDR per assenyalar les seves mentides. El problema, i ells ho saben aprofitant-se, és que una part important de l'independentisme encara té fe cega i una gran dependència dels partits. Cada vegada menys, per aquest motiu comencen a posar-se nerviosos, però mentre els continuïn votant no paguen per l'estafa.

Els partits sense cap pla per a materialitzar la república que requereix el control del territori, han aconseguit que regnin la confusió i el derrotisme. Quan porten anys venent que tot seria fàcil, no han preparat al poble per l'esforç necessari i així s'explica que ni amb més de 2 milions d'independentistes s'hagi aconseguit, almenys, causar serioses pèrdues econòmiques a l'Estat fent-li perdre el control més dies com l'1 d'octubre. La CUP parla molt de desobediència però no concreta la majoria de vegades ni té cap pla per fer-la efectiva, han anat a la saga d'ERC i PdeCat, sent còmplices de l'autonomisme, prestant-los ajuda a canvi d'assassinar la lluita.


S'acosta l'aniversari del referèndum i a molts els interessa reduir-lo a folklore com si fos una altra consulta com la del 9N de 2014, ometent que no es va respectar la clara victòria com es va prometre. Pretenen carregar totes les culpes a l'Estat espanyol, però no ha estat l'Estat qui va prometre una república: van ser els partits independentistes. "Quins temps tan terribles en què cal recordar l'evident", que diria Bertolt Brecht. Aquell dia el règim va perdre, però en comptes d'haver organitzat més dies com aquell millorats per l'experiència, només se li han regalat (de moment) més de 300 dies en què han guanyat els opressors.

Cal parlar clar, com no ho fa la majoria de la CUP: sense lluita contundent que exigeix ​​grans esforços, no és possible derrotar el feixisme. No necessitem una "primavera catalana" que es marceixi en dos dies ni autoenganys constants en què s'apel·la al rescat de l'Europa que ni es va oposar a la brutalitat per impedir el referèndum. Necessitem més 1 d'Octubre millorats. Necessitem que no ens instin a deixar-nos obrir el cap criminalitzant la legítima autodefensa. Urgeix passar per sobre dels partits fent veure que hem d'atendre als seus fets i no a les paraules que porten tant temps venent fum, lògicament no diuen el que fan i faran perquè perdrien tot el suport. La via electoral està esgotada, la república no es farà efectiva des de les institucions, l'única possibilitat està als carrers amb el poble ben organitzat i disposat a sacrificar-se. El moviment no pot estar dirigit per la burgesia vacil·lant que a l'hora de la veritat retrocedeix. Vendre revolucions de somriures és més fàcil i t'ho compra més gent, però només ens porta a la submissió indigna que ens allunya de la República.